que ver en España

Cazorla

Donde nace el Guadalquivir.

En el Parque Natural del alto Guadalquivir, existen varias poblaciones singulares y bellas. La capital de todas se llama Cazorla, cuyo nombre es compartido con la sierra que la sostiene.

Valdecazorla, El Molar, El Vadillo Castril, y Casas de Estepa, rinden pleitesía municipal a Cazorla, cuyos castillos singularizan una época en la que su importancia fue muy relevante.

Parajes serranos de inigualable entorno, donde el Guadalquivir, rio que vio tantísima historia, es apenas un recién nacido; titubeantes chorros de agua que solo son fuentes, que surgen allá en el término municipal de Quesada, Jaén,  concretamente en La Cañada de las Fuentes.

Nadie puede expresar en tan pocas palabras todo lo que conlleva la vista del patrimonio natural de la Sierra de Cazorla, su parque, y toda la comarca que nos ocupa.

Y del propio legado de esta elevada villa está  el Castillo de la Yedra, de construcción cristiana realizada sobre otro árabe de los siglos XI y XIII. En un magnífico estado de conservación, alberga en su interior el Museo de Artes y Costumbres Populares del Alto Guadalquivir. Divido en dos secciones: la de Historia, situada en la torre del homenaje, y la de Artes y Costumbres, en un edificio anexo a la anterior.

Y cuenta la leyenda que en el castillo de la yedra, en las oscuras y frías mazmorras, el rey moro que lo dominaba por aquella época, temiendo el avance de las tropas reconquistadoras, encerró y tapió a su hija y princesa. Que su intención, luego de esconderse en la sierra con sus leales huestes, era la de volver al lugar cuando hubieran desistido y alejado los cristianos, y rescatar a su bella hija. Más, la fortuna no le fue propicia, y he aquí que los encontraron y a todos les dieron muerte. Que la princesita mora nunca fue rescatada, y, en las noches de San Juan, cada año, se oye su quejido….

Yo soy la tragantía

hija del rey moro,

quien me oiga cantar

no verá la luz del día

ni la noche de San Juan.

pues se asoma ya en metamorfosis, mitad lagarto y mitad mujer.

Leyendas y cuentos como esta de “la tragantía” que son parte de la historia, y, de alguna manera, contribuyen al interés de visitar tales lugares.

Extensos, frondosos y agradecidos bosques de pinares que cubren estas sierras, que además, hospedan a especies únicas como la violeta de Cazorla, el narciso más pequeño del mundo y una singular planta carnívora. Entre las fisuras de las rocas habita un pequeño reptil: la lagartija de Valverde, descubierta en 1958, mientras que en los cortados y roquedos de las zonas más altas se encuentra la cabra montesa.

Con sus más de 200.000 Ha., el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas es el espacio protegido de mayor superficie en toda España. Este gran área de montaña situada al noreste de la provincia de Jaén constituye uno de los principales nudos hidrográficos de la geografía española, ya que en él nacen los ríos Guadalquivir y Segura que llevan sus aguas hasta el Atlántico y el Mediterráneo, respectivamente. El primero en Las Cañadas de las fuentes, o fuentes del Guadalquivir, en la mismísima sierra de Cazorla. Y el segundo, en Fuentes del Segura, una pequeña localidad del municipio de Santiago-Pontonés, de idéntica provincia, Jaen. Eso si, éste, en la Sierra de Segura, entre la de Cazorla y la de Baza. Todas ellas pertenecientes al mismo sistema montañoso denominado Prebético.

Datos Geográficos y morfológicos vayan por delante, de una ciudad con infinidad de rincones especiales, casi Mágicos, que se podrían catalogar también, donde se cuida al visitante en grado superlativo. O sino, podemos ver los hoteles con los que cuenta, para el apetecido descanso luego de largos paseos y visitas a lugares de fantasía. O las ofertas gastronómicas, que también son de tener en cuenta, muy, muy en cuenta.

Lugares de esparcimiento, tapas y comidas en los que te reciben como a reyes, para poner colofón a una estancia entre legendaria y maravillosa.

El abanico de alojamientos va indicado al sistema rural, donde se encuentran casas adaptadas que son una verdadera maravilla. Solo hay que viajar hasta allí, y comprobarlo en vivo.

Aqui podeis ver el video

 

Las campanas de Toledo

Otra era la frase “Los concilios de Toledo”.

Sin embargo que nada tiene que ver –o mucho- con las campanas de la torre de la catedral.

Las leyendas que circulaban y aún hoy se pueden leer en algunos libros, o escritos que se publican en medios más modernos, no tienen desperdicio. Si tomamos en cuenta a “Los Templarios” por un lado, y a la “Santa Inquisición” (mal llamada santa) por otro, nos topamos con un compuesto difícil de digerir en nuestros días. No obstante, para eso están las crónicas: para aprender –tanto si hay verdad como si no- lo que se llegaba a hacer en nombre de Dios, por perfidia de los hombres, que nunca, jamás,  se debe repetir.

Aunque mucho nos tememos que, por desgracia introducida, de otros modos bien distintos, se continúan perpetrando hechos lamentables. En nombre de falsos patriotismos, religiones incluso, o castigo a los que se consideran menos afortunados por su raza, creencias o ubicación. Absurdas posturas del ser humano, que alguna vez debería escarmentar por cabeza ajena. Como ejemplo, no torturar ni guillotinar, ni ejecutar en público, con exactitud puntual de lo que hacían sus antepasados. Por ninguna de las razones que sean posibles de imaginar. Ninguna.

Haciendo a un lado las lamentaciones, reflexión y mea culpa, pasemos a saber algo más de la Toledo Monumental.

Hoy hablamos de las Campanas de Toledo. Que entre todas está “la gorda” como familiarmente se conoce este portento de metal sonoro. Su “corpulencia” no menosprecia su leyenda, ni un solo ápice.

Procedente de otro lugar de España –como no- fundida por artesanos que siembran el mundo con sus tañidos (Perú, México…entre otras) asume el protagonismo de la solemne torre que la alberga. Trasmiera, Cantabria (concretamente en Arnuero) dicen algunas fuentes que se fabricó. En 1755, Alejandro Gargallo -campanero de la catedral de Toledo- pasaría a la historia de los campaneros del mundo, al llevar a cabo el diseño de esta obra de 2,29 metros de altura, 9,17 de circunferencia, un diámetro de 2,93 metros, y peso aproximado 7.500 kilos.

El campanario de la Catedral de Toledo, puede ostentar este corpulento artificio con orgullo y preñado de historia: “La Gorda” en el centro de otras ocho de menor tamaño, pero no de menor importancia. Sin contar la estancia superior, en la que existen varias más, incluidas las del reloj.

Además de señalar que en su inauguración, tras una serie de inconvenientes maquiavélicos para colocarla en lo alto, el primer tañido, reventó literalmente todos los cristales del contorno. Y tiene una grieta de, aproximadamente, un metro de longitud, que unos dicen que fue al colocarla entonces, y otros, que los fundidores la dejaron por causa de su tamaño, a modo de junta de dilatación.

Pero opiniones arriba o abajo, no evitan las leyendas que existen…campanas incluidas o no.

Como por ejemplo… “Corría el desdichado y turbulento reinado de Enrique IV, llamado el Impotente, más por su desacierto y desgobierno que por su supuesta incapacidad para engendrar herederos de la Corona. Castilla arde en constantes luchas entre las distintas familias nobiliarias que se disputan el poder que un rey débil y voluble no sabe ejercer. En Toledo, esta puja de cristianos nuevos o conversos, y la de los Ayala, adalides de los cristianos viejos. La lucha, inevitablemente, estalla y se concentra en torno a la Catedral, cuyos muros quedan salpicados por la sangre de los contendientes….” 

Más adelante detalla como don Diego de Ayala camina agotado de  las luchas, para refugiarse en los brazos de su amada Isabel, y tropieza con unos enmascarados que arrastran a una doncella que grita y se retuerce. Que al intentar liberarla del secuestro, descubre con estupor que no se trata de otra que su adorada.

Luchas, cuchilladas y mandobles, dan con el milagro del Cristo de la Misericordia, cuya imagen sobre sus cabezas, al sentirse implorada, abre los muros y les engulle para protegerles.

Luego, la leyenda continúa en un excepcional contexto , relatando como las campanas se volvieron locas tocando arrebato, sin que mano alguna las accionase.

A partir de ahí, crece el nombre del Cristo de Las Cuchilladas, como testigo sin igual de tales fábulas, que dan lugar a la nombradía de las Campanas de Toledo.

No queremos que las fechas desvirtúen ninguna mitología, ni daremos lugar a ello. De este modo, que cada cual contemple los citados carillones, sus historias, su importancia, y de hecho toda su personalidad, a su libre antojo.

Sin dudarlo que el romanticismo, unido a la verdadera historia de Toledo, da lugar a sueños y relatos sin ningún desperdicio, utilizando idéntica palabra que al principio de este articulo.

Absolutamente necesario es, visitar esta preciosa ciudad.

Para abundar un poco en la visión de lugares con encanto, leyenda, o simplemente originales que absorven la ciudad de Toledo y su provincia, aqui tenéis el video.

Hoy, Ronda

traga

Una preciosa localidad española, incrustada en la Serranía de Ronda

Comarca de la que es su capital y pertenece a la provincia de Málaga, en la Comunidad Autónoma de Andalucía. Ciudad dividida en dos, por una gran depresión formada por el rio Guadalevín, que la deja entre los lugares más bellos que cualquiera querria visitar en: Los mejores viajes por España.

En su cultura nos encontramos con los romanos –como no- además de los musulmanes que continuaron haciéndola grande entre las grandes.

Y su rio Guadalevín, nombre heredado de las épocas de dominación islamita, que se empeña en hacer un tajo impresionante para mantener separado el casco antiguo con la ciudad moderna.
Y así, poner y hacer relevancia de su puente, que no envidia hermosura a ningún otro lugar.

Estar en Ronda es evocar tiempos y culturas…sus impresionantes panorámicas de paisaje agreste y escarpado nos hace pensar en cosechas de sacrificados y honrados campesinos, a la vez, que en cabalgaduras trepando entre los riscos con bandoleros a la grupa.
Ronda vive hoy adueñada de su leyenda, que la deja como una gran ciudad turística, con todas las comodidades.
Lugares donde divertirse para todos los gustos, y, para los taurinos, una preciosa plaza de toros que firma cerca de quinientos años, que también comparte distinción y leyenda La Real Maestranza de Caballería. Considerada un bien de interés cultural, por el Patrimonio Histórico español
Y para hacer hincapié en su historia, Ronda sustenta un precioso museo del bandolerismo y muchísimos detalles de sus protagonistas.

Qué decir del Palacio del Rey Moro…simplemente: extraordinario
Una verdadera maravilla. Su arquitectura, su mina…sus jardines…nos enseñan una época que riqueza y solemnidad del todo incomparables.
El parador de turismo, con enclave envidiable y de vértigo, sitúa aún más a Ronda en el lugar que le corresponde
Restaurantes, monumentos, palacios, todos, se confabulan para ofrecer un cómodo, sabroso, divertido y enriquecedor viaje a sus visitantes.

Aqui el video que cuenta lo mismo, pero con música de fondo…jejeje

Castrodorrey
Logo

La Giralda de Sevilla…

LA GIRALDA DE SEVILLA

Bella y altanera se erige apuntando al cielo, para demostrar al mundo la simbiosis más perfecta entre culturas, religiones y credos; dominaciones, conquistas y reconquistas, dejaron esta magnífica torre en la ciudad que la exhibe, orgullosa, para enseñarnos la constancia del ser humano sin paliativos.

Atalaya de la antigua mezquita musulmana, que, mirando siempre arriba sin humildad alguna, nos deja muy clara la sabiduría arquitectónica de algunos antepasados de Almutamí. Después de ser en su día -allá por el siglo XII- la torre más alta del mundo, se queda ahora con sus casi 98 metros, como el edificio que ningún otro puede sobrepasar en esta preciosa ciudad. Digamos que su leyenda se resume en “invariable dominante”. (circunsancia que desafortunadamente ya ha cambiado, como explico en el post añadido al pie de esta entrada)

Para llegar hasta la terraza que hay debajo del cuerpo de campanas, y, por poco, tocar los pies del Giraldillo, una rampa interior gastada por los cascos del caballo del sultán, además de fieles e infieles de todo el globo, transporta a los visitantes a una vista de pájaro que cualquiera podría desear: la ciudad entera a tus pies.

Algo “crecida” tras la reconquista, se siente coronada en el año 1568 según habla la historia, por una descomunal estatua de bronce que, “solo”, es una representación de la Fe en femenino, de unos 3.5 m de altura y 1.300 k (aprox) de personalidad, vestida a la romana (para que nadie olvide que también estuvieron por aquí) que envía a los ojos de cualquier viandante, una fabulosa reverberación en cualquier día de sol. Restaurada en 1999 del siglo pasado, y sustituida mientras por una réplica idéntica, para no dejar sin referente al viento que suele acariciarla, hasta volver a su sitio seis años después, ya en otro siglo.

Y, como la estatua tiene una palma en la mano y escudo en la otra, hace de veleta para dar su nombre a la torre: De girar= Giralda…

Conjunto digno de regalarlo a la mirada, pues a sus plantas, construida sobre la mezquita islámica que señalaba, está la Catedral de estilo gótico cuyas cúpulas tienen compás de flamenco y hasta la lluvia embellece. Abrazadas como madre e hijo, sin importar a que culto se ceñían ambas, y así  ilustrarnos más sobre la obra del hombre.

Muy, muy cerquita, está el barrio de Santa Cruz, legendario, de “estrechas callejas, faroles y rejas… y un cielo azul….” que dice una sevillana de Los Cantores de Híspalis, de empedrados ancestrales y naranjos a puñados, fundiendo el sentido del olfato con el aroma de azahar, en abril, allá por Semana Santa.

Olor a pasión y vida que se puede disfrutar en un hotel a un suspiro de pasos, albergado en un palacio de los de verdad, y se llama Doña María. Como se ve en la imagen, desde la comodidad de su terraza, imperturbable, recuerda el motivo de la visita.

Y, para degustar las exquisiteces gastronómicas de los alrededores, nada más que echar un vistazo por aqui, De tapas por Sevilla que este sitio si que te va a informar de veras donde puedes comer y tapear por Sevilla

La Giralda, ya no será sobresaliente…

El ingenioso hidalgo

Castilla la Mancha

Ancha es Castilla… se dice

“…más para vos fue pequeña, porque vuestra historia preña…de punta a rincón del orbe”

Parece una estrofa digna para comenzar contando algo de Castilla. Pues no en vano su mayor representante, creo que conocido en el mundo entero, es aquél hidalgo que se caricaturiza en la imagen, mientras a su lado, el rio Júcar atravesaría mansamente la ciudad de Cuenca, Don Quijote… de la Mancha, el ingenioso hidalgo.

Este fragmento que enuncia el viaje, corresponde a una carta al protagonista en la eminente obra de Don Miguel de Cervantes (que os podréis descargar de forma gratuita en el enlace inferior) cuyo humilde resumen atañe a este servidor. Y solo es una alusión, a la frase que en su día pronunció Rodrigo Diaz de Vivar, el Cid Campeador, cuando el Rey le desterró y dijo a modo de sentencia: Ancha es Castilla.

Y queda para la historia, que Castilla si que fue ancha, cuando en sus terrenos jamás se ponía el sol. Y el nombre de Castilla había de recorrer esos mundos, pues sus reyes, Isabel y Fernando, fueron los promotores de la unificación del país, que terminó en llamarse España.

Ahora en la actualidad, la Comunidad de Castilla-La Mancha, formada por las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo, se ofrece como una autonomía con nombre propio.

Es la tercera región española más extensa con una superficie de 79.463 km2, lo que representa el 15,7% del territorio nacional.

Y guarda en su interior, encuadrada al sur del Sistema Central -división natural con la Submeseta norte y con Castilla y León- preciosos paisajes montañosos como el del nombrado Sistema central (al norte), el Sistema Ibérico (al nordeste) o Sierra Morena y los Montes de Toledo, más al sur.

Tajo, Guadiana y Guadalquivir llevando sus aguas al Atlántico, y los  Júcar y Segura que van al Mediterráneo, se encargan de regar las tierras de esta comunidad.

El Tajo Guadalajara y Toledo. El Guadiana, Ciudad Real, donde tiene sus famosos ojos, y nos deja el paraje inigualable de Las Tablas de Daimiel; algo de la provincia de Cuenca y noroeste de Albacete. El Guadalquivir, el sur de la comarca de Ciudad Real, que atraviesa como una lengua de vida y fertilidad, la bella ciudad de Puertollano.

Paisajes y lugares que aportan estas cinco cuencas, cinco, de relumbrante naturaleza, sin ningún atisbo de engaño.

El Júcar, se muestra generoso con las provincias de Cuenca y Albacete, bañando ambas capitales para apurar su esplendidez. El rio Segura acude a enriquecer la huerta de una treintena de municipios albaceteños, en su camino hacia el levante para ver nacer el sol todos los días. Ese sol del Mediterráneo, que no es distinto…es, otro.

No es un artículo sobre geografía, porque, puestos en antecedentes de esta singular, hospitalaria y productiva tierra, Castilla-La Mancha nos hace volver mañana, para intentar contarles algo de sus provincias, costumbres, comidas, lugares que invitan a vacaciones y otras peculiaridades.

Hasta mañana pues, queridos lectores, que trataremos de incitar a una feliz despedida de la semana, o quizá, a un buen viaje a cualquiera de éstas cinco componentes de tan apreciable comunidad.

Descargar Carta al Quijote>>>>>>>