El ingenioso hidalgo

Castilla la Mancha

Ancha es Castilla… se dice

“…más para vos fue pequeña, porque vuestra historia preña…de punta a rincón del orbe”

Parece una estrofa digna para comenzar contando algo de Castilla. Pues no en vano su mayor representante, creo que conocido en el mundo entero, es aquél hidalgo que se caricaturiza en la imagen, mientras a su lado, el rio Júcar atravesaría mansamente la ciudad de Cuenca, Don Quijote… de la Mancha, el ingenioso hidalgo.

Este fragmento que enuncia el viaje, corresponde a una carta al protagonista en la eminente obra de Don Miguel de Cervantes (que os podréis descargar de forma gratuita en el enlace inferior) cuyo humilde resumen atañe a este servidor. Y solo es una alusión, a la frase que en su día pronunció Rodrigo Diaz de Vivar, el Cid Campeador, cuando el Rey le desterró y dijo a modo de sentencia: Ancha es Castilla.

Y queda para la historia, que Castilla si que fue ancha, cuando en sus terrenos jamás se ponía el sol. Y el nombre de Castilla había de recorrer esos mundos, pues sus reyes, Isabel y Fernando, fueron los promotores de la unificación del país, que terminó en llamarse España.

Ahora en la actualidad, la Comunidad de Castilla-La Mancha, formada por las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo, se ofrece como una autonomía con nombre propio.

Es la tercera región española más extensa con una superficie de 79.463 km2, lo que representa el 15,7% del territorio nacional.

Y guarda en su interior, encuadrada al sur del Sistema Central -división natural con la Submeseta norte y con Castilla y León- preciosos paisajes montañosos como el del nombrado Sistema central (al norte), el Sistema Ibérico (al nordeste) o Sierra Morena y los Montes de Toledo, más al sur.

Tajo, Guadiana y Guadalquivir llevando sus aguas al Atlántico, y los  Júcar y Segura que van al Mediterráneo, se encargan de regar las tierras de esta comunidad.

El Tajo Guadalajara y Toledo. El Guadiana, Ciudad Real, donde tiene sus famosos ojos, y nos deja el paraje inigualable de Las Tablas de Daimiel; algo de la provincia de Cuenca y noroeste de Albacete. El Guadalquivir, el sur de la comarca de Ciudad Real, que atraviesa como una lengua de vida y fertilidad, la bella ciudad de Puertollano.

Paisajes y lugares que aportan estas cinco cuencas, cinco, de relumbrante naturaleza, sin ningún atisbo de engaño.

El Júcar, se muestra generoso con las provincias de Cuenca y Albacete, bañando ambas capitales para apurar su esplendidez. El rio Segura acude a enriquecer la huerta de una treintena de municipios albaceteños, en su camino hacia el levante para ver nacer el sol todos los días. Ese sol del Mediterráneo, que no es distinto…es, otro.

No es un artículo sobre geografía, porque, puestos en antecedentes de esta singular, hospitalaria y productiva tierra, Castilla-La Mancha nos hace volver mañana, para intentar contarles algo de sus provincias, costumbres, comidas, lugares que invitan a vacaciones y otras peculiaridades.

Hasta mañana pues, queridos lectores, que trataremos de incitar a una feliz despedida de la semana, o quizá, a un buen viaje a cualquiera de éstas cinco componentes de tan apreciable comunidad.

Descargar Carta al Quijote>>>>>>>