De luz y de color…Punta Umbría

punta2Porque hoy nos apetece cambiar de aires; porque de la plata se puede pasar a la luz, nos vamos a la playa.

Saltemos unos kilómetros para tomar un soplo de brisa marina, sin olvidarnos en absoluto del campo y los montes. De la plata a la luz solo hay una palabra. Ambas significan lo mismo.

Punta Umbría, que no por su nombre está oscura, ni mucho menos. Umbría se refiere concretamente a su vegetación, que siempre la acompaña de sombra apetecida en los calores estivales. Un tupido bosque de pinos donde se unen también los eucaliptos, recorre la lengua de tierra y arena hasta la mismísima entrada del núcleo. Sombrean y dan color a las dunas, muy cerquita de la costa, y así, confirman sin atajos lo de “umbría”.Punta Umbria

Como su nombre indica, es literalmente una punta de tierra que se mete en el mar. Al final de la desembocadura de Tinto y Odiel –dos ríos ilustres- que conforman la Ría de Huelva, está la punta que se baña por un lado en el mar, y por el otro en el río.

Se llega a Punta por carretera o en barco, desde su capital, Huelva, después de unos 45 minutos navegando o alrededor de 15 en coche. “La Canoa” que así se llaman los barcos que trasportan pasajeros y enseres, es una visión típica del estuario del Odiel. ¿Que sería sin sus canoas la Ría de Huelva?gal_Canoa

Barcazas deseadas por sus vecinos, que en el muelle de las canoas, entre una y otra, esperan con entusiasmo las llegadas. Tradición añeja de la única vía por aquellos entonces, que les comunicaba con la capital, para recibir visitas, o paquetes de cualquier tipo.

La ilusión que viene navegando varias veces al día, y que hace de los pobladores su centro y reunión, en el paseo al ladito del muelle. Perfectos enlosados que llevaban los recorridos arriba y abajo de muchachitas bien vestidas para la ocasión, perfumadas y morenas de sol, jugueteando con los muchachos entre guiños y risas. Eterno galanteo que nunca abandona, al crepúsculo, en cualquiera de nuestros pueblos, paseos o plazas.

Punta Umbría es como una espada que perfora el océano, sin dolor. Con arenas ligeras, doradas y finas, que el agua no cubre durante varios metros mar adentro en la marea baja. Eso por la playa, que cuenta unos 8 kilómetros desde El Portil a La Canaleta. Que así se denomina el pico de esta lengua, donde se junta el rio con el mar, para confundirse al lado de un “chiringuito” con olor a sardinas asadas y botellines de cerveza bien frescos.

gal_PuntaPanoramicaY por la ría que tiene una playita alrededor de 800 metros, con la vista de la isla de Saltés al frente, y en días muy claros se puede divisar toda la marisma del Odiel. Ésta cuenta con el club náutico y su muelle, donde se solazan pequeños y mayores saltando en piruetas que a veces son perfectas.

Los pescados y mariscos que se pueden degustar en cualquiera de sus restaurantes, no desmerecen en absoluto a su padre océano, de nombre Atlántico. Además, existe una especialidad en esta singular población, que son las caballas aliñadas. Luego de asadas, les añaden una vinagreta que les da un personal toque imposible de ignorar.gal_barcos

Si alguien busca kilómetros de arena, sin miedo que el mar le cubra al dar dos pasos adentro; pasar unas felices y movidas noches; comer pescaíto frito oliendo a brisa, o divertirse con cualquier deporte náutico, que averigüe un hotel en Punta Umbría el próximo verano.

Y si quiere conocer una de las flotas pesqueras más importantes de la provincia, solo tiene que caminar por la Ría hacia el centro del pueblo, que allí se encuentra el puerto que les da cobijo. Donde podrá disfrutar con las tareas propias de trasiego y subasta de pescados en su lonja.

Lugar de luz y color… que un día utilizaron los ingleses para veranear, y que hoy, ya no conocerían. Eso sí, nos dejaron allí la presencia de una arquitectura impar, que sus casas de madera certifican. Aún hoy, se les conoce por “las casas de los ingleses”. Existe, para asentar lo cierto de su paso a finales del siglo XIX, una casa museo que recrea el modus vivendi que atesoraban aquellos británicos.gal_museoIngles

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información antes de comentar o suscribirte revisa nuestra política de privacidad. RECUERDA: - Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a Desde Sevilla a Gijón. - No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión. - Desde Sevilla a Gijón se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados. - No dudes en avisar de posibles comentarios inadecuados. - Los comentarios serán reproducidos textualmente en esta página. -Si deseas borrar tus datos de esta página, dirígete por correo electrónico a todoslosmiercoles@castrodorrey.com  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.